Feliz Comienzo

Ei!

Se termina el año y con él se van vivencias y experiencias de todo tipo.

Algo que me ha llamado mucho la atención, sobre todo al pasarme por el facebook de muchas de las personas que tengo en amigos, es que el 90% coinciden en que este 2014 ha sido un año nefasto, desastroso,  increíblemente malo.

También he apreciado el mismo tono en los videoblogs de ciertos youtubers al hacer su reflexión anual de lo que ha significado este período para ellos.

AUC_The_study_group_watches_a_Christmas_cartoon_together

Pues bien, la mía también iba a ser mala, porque la verdad es que se ha lucido dejando regalitos, pero después de leer y escuchar todo lo que he leído y escuchado, me ha dado pena el pobre 2014.

Muchas veces no nos damos cuenta de que le echamos la culpa a un número. Terminamos culpando a un  número, a un año, de que ha sido malo como si dispusiese de voluntad y vida propia. Nos convencemos de que el siguiente será mejor, escudándonos en que al día siguiente, como ha cambiado un número, también lo hace nuestra suerte.

Escusas…

Escusas para empezar de cero con el gimnasio, con una amistad, armarse de valor y decirle que le quieres, dejar de fumar, viajar más, no dedicarle tanto tiempo al trabajo o dedicarle un poco más…

Es increíble la convicción y esperanza que ponemos en que todo va a cambiar de un día para otro, literalmente.

Quizás las palabras “año nuevo” nos suenan tan grandes, como si pasara de golpe un montón de tiempo ante nuestras narices, que nos infunde el valor que no hemos tenido en tantos días para plantar cara a la vida.

Pues bien, este año no hay propósitos para mi.

He aprendido que por mucho que planee, el 50% de lo que me va a venir es sorpresa y el otro 50% lo habré provocado yo. Voy a disfrutarlo y a enfrentarme a ello. Sin más.

Trataré de tomar las mejores decisiones y si me equivoco, también trataré de hacerlo de la mejor manera y aprender con la mejor de las intenciones de todo ello.

Soy muy consciente, hoy por hoy, de que cuando menos te lo esperas, hay algo que te cambia la vida por completo, y no es un simple año, es consecuencia de todo lo que hacemos desde el momento en que tomamos una decisión.

Estoy rodeada de gente maravillosa que ha estado a mi lado en el momento en que lo he necesitado. Tengo una familia estupenda. He perdido y ganado amigos. He llorado mucho, he reído.

Me ha tocado una persona maravillosa como pareja.

Me siento feliz, como nunca, pero también me he sentido triste y sola.

Todo esto no lo provoca un año.

Así que a partir de cuando me apetezca (y ya va siendo hora) intentaré hacerlo mucho mejor.

Felices fiestas a todos, de corazón.

DSC_0386

Anuncios

Anímate y háblame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s