Introducción

Xobe-Roncadoira_Cantero_Letur_Yogur_Ecológico

 

No puedo evitar que, mirando al horizonte en pleno atardecer, me invadan los recuerdos.

Fantasmas del pasado que se pasean por mi mente a la misma hora. Una historia que se repite cada vez que el sol se esconde, desapareciendo dentro del mar.
Hace más de 40 años que vengo a sentarme a la cima de esta colina, justo delante del saliente donde el viejo faro ha sido reconstruido hace ya tanto que ni siquiera lo recuerdo.
No he faltado ni un solo día desde entonces, ni siquiera sé por qué… pero cada vez que el cielo se vuelve del color del fuego no puedo evitar que mis pies me conduzcan a este lugar.
El Sol casi ha desparecido del todo y me dispongo a levantarme, otra vez camino a casa, pero no al hogar.
Hogar… qué extraña palabra.
Mis piernas ya no son lo que eran y tengo que ayudarme con un bastón para mantener el equilibrio, me aferro a él como si me fuese la vida en ello… ¿qué diría el capitán si me viese?.
Reparo en mis manos… hace mucho que no me fijo tanto en ellas. Se han vuelto duras, ásperas y arrugadas… como cuero viejo a punto de desgarrarse, incapaces de soportar el peso de una vela al izarla con una cuerda.
Me siento inútil… por un momento pienso en quedarme un rato más. Pienso que no me echarán en falta si me siento de nuevo y me quedo hasta que el sol vuelva a aparecer.

No.

Es suficiente por hoy. Tengo que preparar la cena.

manos-3

Copyright:

Texto: Adeline Ribbon

Foto Faro : Antonio Herrera Huerta

Foto Manos: Jose Jacobo Campuzano

Anuncios

Anímate y háblame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s